Josep i TeresaJosep es el socio fundador de esta asociación y pionero en abrir un alojamiento rural en el Penedès. Aunque reconoce que es un sector difícil, con pocas ayudas de la administración y que comparte con el turismo convencional, está convencido de que poco a poco habrá cambios positivos, que se conseguirán gracias al impulso de asociaciones como esta.

 

La primera pregunta es casi obligatoria … ¿Cuándo y cómo empieza a funcionar Cal Jeroni y Ca La Siona como alojamiento rural?
¡Cal Jeroni fue la primera casa rural del Penedès! La abrimos en el año 92. Los principios fueron muy duros, ya que las administraciones desconocían el tema, ley, normativas … ¡Así que tuvimos que buscarnos la vida para todo! Ca La Siona la abrimos en el año 2005, cuando ya teníamos más “rodaje” en esta materia.

¿Qué busca la gente que se aloja en Cal Jeroni? Y en Ca La Siona?
Todos buscan la tranquilidad y el contacto con la naturaleza. En Cal Jeroni, vienen muchas parejas durante el fin de semana. Entre semana se alojan comerciales. En Ca La Siona suelen ser grupos de amigos y familiares.

¿Cuál es la duración media por estancia?
En Cal Jeroni la duración es de 3 días y en Ca La Siona, en verano, de 10 días.

¿Cuál es la mejor época del año? ¿Y la peor?
La mejor es en agosto y la peor en los meses de enero y febrero.

¿Realizáis ofertas y/o promociones para atraer clientes?
Sí, pero aún así todavía cuesta llenar algunas épocas, como el invierno. Además, estamos presentes y activos en diferentes redes sociales (Facebook, Instagram, Pinterest).

¿Ofrecéis alguna actividad complementaria a vuestros huéspedes?
La posibilidad de cosechar cerezas, melocotones, uvas y otras tareas del campo en temporada. También les informamos de las actividades turísticas que pueden hacer por la zona: visitas a bodegas y catas de vinos, rutas a caballo y bicicleta, visita al yacimiento ibérico de la Font de la Canya … ¡entre muchas otras!

En líneas generales, ¿cómo ves el turismo rural en el Penedès?
Creo que ya hemos dejado de ser una comarca de paso, ya que ahora somos un destino turístico en alza. El enoturismo está de moda y hay que saber aprovechar y hacer eco. Pero aún así, nos falta mucho por hacer.

¿Qué crees que se debería mejorar?
Las casas rurales siempre seremos el hermano pequeño del enoturismo en el Penedès. Por un lado, la normativa nos limita a poder crecer, y esto hace muy complicado que el turismo rural sea viable. Las administraciones públicas no diferencian entre hoteles convencionales y casas rurales.

¿Cómo debería posicionarse el turismo rural respecto del turismo convencional?
El turismo rural siempre será un turismo personalizado, que ofrece tranquilidad y trato familiar. Estoy convencido de que las instituciones podrían hacer mucho más de lo que hacen.

Fuiste uno de los socios fundadores de esta asociación, ¿qué te motivó a crearla?
Fue una época difícil, ¡recuerdo que iba a convencer a agricultores de la zona para que se animaran a hacer turismo rural! Creía y creo totalmente con el asociacionismo, así que en el año 1994 nació la asociación con 5 casas: Cal Jeroni, Cal Vendrell de la Codina, Can Seta, Can Torres y Mas Urpi. Por cierto tres de ellas hay no se dedican al turismo rural.

Radiografía exprés: 

Tu destino rural preferido: Pirineos
Un libro que llevarías en la maleta: La bodega (Noah Gordon)
Un viaje que te haya dejado huella: La Toscana
Tu próximo viaje: De momento no tenemos ninguna en mente
Una comida de lo que nunca te cansas: Paella de pescado